Una Playa vestida de azul

-¿Sí se ve la Santa Elena?- pregunta una mujer a otra mientras sostiene una sombrilla abierta y posa para que su acompañante le tome una fotografía. Detrás de ella hay una calle pintada de azul, que quizá no sea la Santa Elena, pero sí su evocación.

La verdadera quebrada Santa Elena corre sepultada bajo el asfalto de La Playa, avenida que fue intervenida con un vistoso azul en su carril central desde el Teatro Pablo Tobón hasta la carrera Córdoba la mañana del domingo 30 de noviembre. El objetivo: recordar a los habitantes de Medellín que por allí debajo la quebrada sigue latiendo y declarar al peatón como dueño de este lugar.

Así que si el lector de esta nota quiere ver para creer, lo esperamos en esta Playa que ahora luce el color del mar, con arena y sillas para detenerse a mirar, oler y degustar el centro. Y si el lector piensa que estamos locos, no se lo vamos a negar. Lo estamos…de ganas de revolucionar el paisaje urbano, la cultura ciudadana y el hábito gris del que se viste la ciudad con el exceso de asfalto, de motores andantes y de carreras contra el tiempo.

Ahora, damos voz a los diversos protagonistas de esta historia azul: los voluntarios entusiastas, los curiosos paseantes que se sumaron a la causa, vendedores de la zona y observadores lejanos:

María Angélica Restrepo- Voluntaria: “Yo iba pasando por acá y vi que estaban pintando y me dije “¡yo quiero pintar!”, pues tenía tiempo y me gusta todo lo que sea para la comunidad. La Playa así se ve más bonita, diferente…cuando pase por aquí voy a poder decir que hice parte de esto”.

Gisela Vélez- Voluntaria: “El viernes bajé con mi esposo al centro y vi esto y me pregunté de qué se trababa. Me anoté para el taller de huerta del domingo, pero vi que estaban pintando esta calle y quise ayudarles, pues normalmente los domingos no hago nada en mi casa. ¡Esto me parece muy hermoso!”.

Alberto Aguilar- Pasea perros en La Playa: “Antes era una quebrada vieja que se prestaba para tirar la basura; se generaban muchas enfermedades y en verano el olor era muy bravo. Recuperar este espacio para la gente me parece elegante, bonito y raro…oxígeno nuevo para la ciudad”.

Hernando Velázquez- Vendedor de confites: “Yo estaba muy chiquito cuando la quebrada estaba destapada y esto era pura manga. La quebrada estaba llena de arena ¡idéntico a como está en este momento!. Esta es la imagen de lo que pasaba por aquí, algunas veces el agua era verde, otras veces blanca por la contaminación…dicen que la van a destapar, eso es lo que le toca a la juventud que hay ahora”.

Ángel Isaza y Rafael Uribe-Transeúntes: “Si esto fuera para peatones quedaría como un bulevar francés muy bonito. Al centro le hace falta tener sitios de recreación, de descanso. Esos niños jugando con la arena, si no conocen el mar, por lo menos ya se lo pueden imaginar. Esto es una elegancia, el problema es dónde van a ubicar el tráfico, pues hay que entender que Medellín está saturado, pero esta idea no sobra. La ciudad tiene un problema, hay más carros y motos que gente".

Luis Carlos Dávila Madrigal- Voluntario: “Me llamó la atención la cultura de que la gente se reúna a trabajar en equipo para una misma meta. Esto es positivo para que la gente interactúe más en la ciudad”.

 
Alcaldía de Medellín, Medellín, Antioquia
Ingresar